Permiso retribuido para acompañar a los hijos al médico

El Estatuto de los Trabajadores regula en su artículo 37.3.d) que el trabajador, previo aviso y justificación, puede ausentarse en el trabajo, con derecho a remuneración, por el tiempo indispensable, para el cumplimiento de un deber inexcusable de carácter público y personal.

El Tribunal Supemo ha dictado recientemente una sentencia en la que aclara que los deberes surgidos de las obligaciones familiares y de cuidados o del deber de alimentos entre parientes, no sólo significan que deban llevarlos a cabo personalmente tales personas (padres y madres), pero no pueden ser calificadas como obligaciones de carácter público.

Antes al contrario, pertenecen a la esfera privada y familiar, y debido a ella, considera el Tribunal, nos encontramos ante un permiso alejado por completo de la previsión específica del artículo 37.3.d) del Estatuto de los Trabajadores.

La discusión jurídica se produjo en el marco de una entidad bancaria, al establecerse tanto en el convenio colectivo de aplicación como su normativa interna, mecanismos de compensación horaria al entender que el permiso para acompañar a los hijos menores de 14 años a los servicios médicos no es un permiso retribuido.

De esta manera, aunque la prestación que lleve a cabo el trabajador sea personalísima, no tiene el carácter de público, por lo que el permiso no es retribuido.

Entradas recomendadas