Skip to content
Los despidos objetivos son aquellos en los que la empresa fundamenta la decisión extintiva en causas económicas, técnicas, organizativas o de producción. Ello implica que el trabajador tiene derecho a obtener una indemnización de 20 días de salario por año de servicio en la empresa, con el límite máximo de doce mensualidades.

ABOGADOS PARA DESPIDOS OBJETIVOS

La empresa únicamente puede basarse en las causas indicadas:

  • Causas económicas. Resultados negativos durante un mínimo de tres trimestres consecutivos justifican un despido objetivo.
  • Causas técnicas. Los cambios de naturaleza sustancial que se produzcan en el ámbito de los instrumentos de producción también suponen una causa válida de despido objetivo.
  • Causas organizativas y productivas. Asimismo, los cambios que afecten a los métodos de producción o en la demanda de productos y servicios que presta la empresa también puede ser constitutiva de dicho despido.

Ahora bien, pese a existir la causa que faculta legalmente al empresario para extinguir el contrato de trabajo abonando la indemnización indicada, ésta debe ser convenientemente explicada en la carta de despido, además al trabajador se le debe notificar con la antelación prevista en la norma estatutaria y de acuerdo a la forma establecida en el Estatuto de los Trabajadores.

En caso de no cumplir dichas formalidades, existen muchas posibilidades de que el despido sea calificado como improcedente.

En caso de que haya sido objeto de un despido objetivo es muy importante que acuda urgentemente a un abogado laboral especialista como González & Gorjón, que le asesore y defienda sus intereses como trabajador ante la empresa, y poder conseguir así máxima indemnización posible.

A pesar de que la empresa tiene la obligación de abonarle en el momento en que le comunica su despido objetivo, la indemnización correspondiente a 20 días de salario por año de servicio, es perfectamente posible que se reclame la improcedencia del despido, bien porque las causas invocadas en la carta sean inciertas, o bien porque no estén plenamente justificadas o no puedan considerarse “objetivas”.

Es fundamental revisar los motivos de cara a informarle sobre la viabilidad o no de la impugnación del despido; además de revisar y calcular debidamente si la indemnización que le han abonado en función de 20 días por año esté correctamente calculada, dado que un error inexcusable en el cálculo de la indemnización determina por sí mismo la declaración de improcedencia del despido, sin entrar a valorar el fondo del asunto.

No dude en contactar con nosotros si ha sufrido un despido objetivo y está disconforme con él, le asesoraremos y trataremos de que consiga una indemnización superior.