Pérdida de la autorización de residencia y extinción del contrato de trabajo.

El Tribunal Supremo ha dictado una sentencia en la que establece que la pérdida de la autorización para trabajar en España de un trabajador extranjero imposibilita la continuación del contrato de trabajo. Entiende que se trata de una causa de finalización ajena a la voluntad de la empresa y, por tanto, es procedente la adopción de un despido objetivo por ineptitud sobrevenida.

El supuesto se basa en un trabajador que tenía concedida una autorización de residencia de larga duración que se extinguió. La Seguridad Social inició un procedimiento para tramitar su baja en el régimen general, notificando dicha circunstancia tanto al trabajador como a la empresa.

Entiende el Tribunal Supremo que la pérdida de la autorización para trabajar en España debe ser considerada una causa objetiva de extinción del contrato. Y ello al guardar similitud con las causas objetivas de extinción, ya que imposibilita la continuación del trabajo del extranjero, siendo además ajena a la empresa.

Se trata de una ineptitud sobrevenida conocida y producida con posterioridad al ingreso en la empresa.

Entradas recomendadas