Jubilación anticipada tras la extinción del contrato por voluntad del trabajador

El artículo 207 de la Ley General de la Seguridad Social establece los supuestos mediante los que es posible que un trabajador acceda y se acoja a la jubilación anticipada involuntaria, siempre que el cese se haya producido como consecuencia de una situación de reestructuración empresarial, siendo los mismos los siguientes:

  • Despido colectivo por causas económicas, técnicas, organizativas o productivas, conforme al artículo 51 del Estatuto de los Trabajadores.
  • Despido objetivo por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, conforme al artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores.
  • Extinción del contrato por resolución judicial, conforme a lo previsto en el artículo 64 de la Ley Concursal.
  • Muerte, jubilación o incapacidad del empresario individual.
  • Extinción del contrato por la existencia de fuerza mayor.

A la vista de la citada norma, el Tribunal Supremo considera que las situaciones expuestas anteriormente constituyen una lista cerrada, en la que no se incluyen los supuestos previstos en el artículo 50 del Estatuto de los Trabajadores, que son precisamente los que facultan al trabajador para solicitar la extinción indemnizada de su contrato de trabajo.

Por ello, finaliza que la resolución judicial que declare la extinción del contrato por incumplimiento en el abono del salario al trabajador, no permite acceder a la jubilación anticipada. Y ello aunque el incumplimiento esté motivado por una situación de crisis económica de la empresa, que posteriormente es declarada en concurso.

Entradas recomendadas