Reserva de puesto de trabajo tras Incapacidad Permanente

La Ley General de la Seguridad Social establece que todas las pensiones de incapacidad permanente pueden ser objeto de revisión hasta la edad ordinaria de jubilación. Además, el artículo 48.2 del Estatuto de los Trabajadores, prevé que si un trabajador es declarado en situación  de incapacidad permanente absoluta, total, o gran invalidez puede incorporarse de nuevo a la empresa en tres supuestos:

El primero de ellos se da cuando la declaración de incapacidad contenga la previsión de una mejoría en el plazo de dos años. De manera que el INSS puede instar la revisión de la incapacidad en el citado plazo. En estos casos, el empresario debe reservar el puesto de trabajo, suspendiéndose el contrato por el plazo de 2 años. Por lo que si se da traslado al empresario de la resolución del INSS que expresamente indique la previsible mejoría, no puede cursar la baja definitiva del trabajador en Seguridad Social, ya que tal actuación equivaldría a un despido improcedente.

El segundo supuesto consiste en la posible previsión contenida en el convenio colectivo de aplicación de recolocar al trabajador declarado inválido en un puesto de trabajo compatible con su capacidad. Este derecho a la recolocación consiste en la reserva de la primera vacante que se produzca, pero sin la obligación de abonar los salarios que dejara de percibir.

Al igual que sucede cuando se solicita la reincorporación tras una excedencia, si la empresa alega inexistencia de vacante debe interponerse una demanda en reconocimiento del derecho, pero no una demanda por despido.

El tercer y último supuesto es el caso de que la mejoría del trabajador se produzca transcurridos dos años desde la declaración de la incapacidad permanente, y es que en estos casos se puede solicitar la reincorporación preferente, a la luz de lo dispuestos en la Ley 13/1982, que regula el empleo selectivo o las medidas de fomento del empleo de los trabajadores minusválidos.