¿Qué opciones tienes ante un despido verbal o sin carta?

Si un empresario quiere realizar un despido, tiene que entregar una carta de despido en la que se indique la fecha en la que tuvo efecto la extinción del contrato. En esta carta deben estar reflejadas las causas que han llevado al despido del trabajador.

Pero hay ocasiones en los que el despido se produce de forma verbal, sin la entrega de ningún tipo de documento donde quedara reflejado por escrito las causas y la fecha.

Si te ves en esta situación, no hay que reclamar la carta de despido, dejar que sea el empresario el que cometa los errores y contar con el asesoramiento de un abogado para despidos en Madrid. Aunque la causa del despido sea justificada, al no seguirse los procedimientos adecuados se convierte en un despido improcedente.

Al ser un despido improcedente, el trabajador tiene derecho a recibir una indemnización de 33 días por año trabajado, o llegar a ser readmitido en el puesto de trabajo. También puede llegar a ser un despido nulo, en el que la empresa está obligada a reincorporar al trabajador a su puesto de trabajo.

Esto es debido a que la empresa no puede aportar la pruebas de la realización del despido sin una carta que no tienen.

Los riesgos de un despido verbal

Para el despido verbal no existe una carta de despido, así que el trabajador puede ser sancionado si no acude al puesto de trabajo. Esto quiere decir que la empresa puede negar cualquier tipo de despido o realizar un despido disciplinario por ausencias injustificada del trabajador o considerarse abandono del puesto de trabajo.

En estos casos, la responsabilidad de demostrar que el despido se ha hecho de forma verbal recae sobre el trabajador.

¿Qué podemos hacer para asegurarnos de que hubo un despido?

Lo primero que podemos hacer es revisar que nos hayan dado de baja en la seguridad social. En este caso se puede saber a través de un informe de la vida laboral, o lo más normal es que se haya recibido un SMS de la baja con la fecha de la misma.

Si se realiza la baja de la seguridad social el mismo día, ya podemos acreditar que se ha realizado una extinción del contrato.

En caso de no tener la prueba de que se ha realizado la baja, habrá que contar con el testimonio del resto de compañeros, contar con grabaciones realizadas entre el empresario o trabajador.

En caso de no tener esas prueba, la ausencia del puesto de trabajo se puede considerar un despido disciplinario (derecho a paro) o como abandono del puesto de trabajo (sin derecho a paro). En ambos casos se pierde la indemnización.

Así que lo más recomendable es seguir acudiendo al puesto de trabajo, ya que todavía tenemos una obligación con la empresa hasta que esta nos notifique de alguna otra manera la extinción del contrato, o tengamos las pruebas necesarias para demostrar el despido de forma verbal.

En cualquiera de los casos, siempre es recomendable contar con el asesoramiento de un despacho de abogados laboral en Madrid como Gonzalez & Gorjón para poder guiarte y aconsejarte durante todo momento. Solicita información a través de nuestro formulario para revisar tu caso.

Entradas recomendadas